En cazuela de barro sabe mejor

La cazuela de barro tiene algo que hace que la comida sepa mejor, como a hogar, a tradición, a cocina sin prisas y con amor. En nuestra Casa de Comidas preparamos guisos, canelones y lasaña al calor de su superficie.

Desde antiguo se cocinaba en cazuela de barro. Cocinar en este tipo de recipientes es todo una tradición ancestral que nos enlaza con los cocineros primigenios que moldearon los primeros utensilios de cocina.

La arcilla es naturaleza, tratada correctamente se convierte en un material eterno e infinito con el que hacer que los ingredientes se transformen y se cocinen poco a poco, conservando así su sabor propio y adquiriendo nuevos matices. En nuestra Casa de Comidas -el puesto más tradicional del mercado gastronómico dirigido por el cocinero con estrella Michelin Miguel Ángel Mayor- usamos cazuelas individuales de barro para darle el toque final a platos tan castizos como los macarrones boloñesa con salsa de tomate casera y carne, las albóndigas con patatas o los celebrados canelones gratinados con bechamel cuya receta se entronca con la infancia de Miguel.

El guiso del día -ora callos con garbanzos, ora gulash- también se sirve en este reconfortante formato. Tras cocinar con calma y buenos ingredientes en nuestras cocinas centrales, lo emplatamos en raciones que después metemos en el horno de brasas para darle el último y definitivo toque.

Nuestra Casa de Comidas, la casa de todos.

Historias sugeridas
volver
En cazuela de barro sabe mejor
compartir en