27 | 09 | 2019

Los domingos, paella

La cultura del encuentro y la comunicación es la cultura de la paella. Este domingo 29 de septiembre en Convent, habrá paella.

Este es un viaje a través de un plato cargado de propiedades sociales y unificadoras. La paella un domingo es germanor. La paella es la palabra detonante para fer comboi. València y por ende, la Comunitat Valenciana es lo que los gastrónomos y enciclopedistas de los alimentos denominan “tierra de los arroces”, un nombre propio que hunde sus pies en los campos que bordean la Albufera y verdean los confines de la Ribera Alta, la Ribera Baja, la Huerta Sur y la Ciudad de València, las cuatro comarcas que miran -igual no tanto como deberían- a la al-buhayra (“pequeño mar” para nuestros antepasados árabes, que llamaron así al lago vecino del mar Mediterráneo).  Fueron también los árabes los que introdujeron el arroz en el siglo VIII, pero no sería hasta bastantes siglos después cuando la paella se hizo con el título de eje vertebrador de la culinaria valenciana.

A través del arroz, y más en concreto, de la paella, se desarrolla una cultura de la comunicación y el encuentro que parte de ingredientes que definen la identidad de cada una de las demarcaciones de Valencia, Alicante y Castellón. Al compartir el sabor -y comer en muchas ocasiones directamente de la propia paella- se crea una atmósfera de vinculación y camaradería. Se intercambian opiniones respecto al sabor final, se analiza cada una de las variables con el mismo cuidado que se examinan las grandes obras maestras en las principales pinacotecas europeas, se ensalza o se critica la habilidad para dar con el punto de cocción del grano. 

En la paella valenciana, junto al pollo, el conejo, el arroz bomba, el garrofó, las judías verdes y el tomate, hay una base de búsqueda constante de la autenticidad. Un arraigo atemporal por lo local, unas costumbres que celebrar con orgullo. Nosotros vamos a hacerlo: este domingo 29 de septiembre en el mercado gastronómico de Convent Carmen habrá paella. La paella de “toda la vida” celebrada con hermosas raciones de la especialidad que debería ser norma los domingos. El domingo ve a la Casa de Comidas -el contenedor más cercano a la puerta de entrada-, saluda con una sonrisa al cocinero/a y hazte con un par de platos. Lo que viene a continuación ya lo sabes: siéntate con los tuyos donde más te guste, pide algo de beber y disfruta de la paella, que es domingo. 

#gastronomía #casadecomidas
Historias sugeridas
volver
Los domingos, paella
otras historias con #
compartir en