23 | 12 | 2018

Chema Segovia

Chema Segovia es el urbanista encargado de los cinco proyectos de construcción conjunta de Convent Carmen, unas líneas de trabajo que favorecen el compromiso de Convent Carmen con la inclusión cultural de todas las personas.

A Chema se le cruzó Convent Carmen por sorpresa: «Un día me hablaron de que había un grupo inversor que quería activar un espacio en la ciudad, hacer algo distinto con él. Un hotel que generara valor local, que estuviera abierto, que fuera un espacio creativo y rompedor. Que se atreviera a entrar en el debate del turismo, de para qué sirve la cultura y para quién. Un proyecto comprometido, inquieto. Convent Carmen concordaba con mis lugares de trabajo».

 

¿Cuáles son esos lugares? Trabajar en el espacio público como un lugar en el que las personas se relacionan las unas con las otras, generando nuevas ideas. La cultura entendida como el modo en el que construimos valores colectivos y, sobre todo, «la inclusión. Hacer que todo el mundo forme parte de ese proceso de construcción de valores. Me preocupa la gente que tiene menos acceso a esa creación cultural». 

Chema es el urbanista -que en su día fue arquitecto, pero esa es otra historia- que se encarga de los procesos de construcción colectiva del proyecto. Junto al equipo que coordina, impulsará cinco actos con desarrollo y duración en el tiempo que involucran, desde distintas perspectivas, el jardín mediterráneo del convento; la cocina autóctona y foránea y la memoria y el archivo histórico del espacio. Estos talleres, encuentros y acciones servirán para ensayar cómo relacionarse con la gente del barrio, con los visitantes de Convent Carmen, con las personas que lo hacen posible. «No sólo nos interesa el resultado de los talleres, también los procesos».

Historias sugeridas
volver
Chema Segovia
otras historias con #
compartir en